Lesiones de rodilla: MENISCOS

¿Qué son los meniscos?

Los meniscos son los amortiguadores de la rodilla, son dos cartílagos que se encuentran entre la tibia y el fémur, formando parte de la articulación de la rodilla, y permitiendo que podamos rotar el cuerpo, sin mover el pie del suelo.

¿Qué función tienen?

Su función principal y más importante es absorber el impacto que se produce entre tibia y fémur durante las actividades diarias que realizamos.
Las actividades de impacto, como correr, aerobic, saltar, artes marciales, esquí…. etc., hacen que los meniscos sufran, pues tienen que absorber todo el golpe contra el suelo.
Es una parte del cuerpo que hay que cuidar, porque si se ven dañados, nos darán un gran dolor y bloqueo en la rodilla.

Síntomas

• En el momento de la rotura notaremos un fuerte dolor acompañado de un chasquido y una posterior inflamación
• Bloqueo de la rodilla
• No se puede estirar la pierna completamente
• Se nota dolor cuando se realizan giros de la rodilla

Como nos podemos dañar los meniscos

Existen distintas maneras de lesionarnos los meniscos:

 Traumatismo. Si la pierna recibe un golpe fuerte, puede desplazar la articulación y el fémur atrapa el menisco, dañandolo
Es muy común en deportes como el futbol o el esquí.
_ El giro del cuerpo sin mover el pie del suelo. Cuando giramos el cuerpo y no levantamos el pie, estamos comprometiendo la articulación y al menisco a una gran tensión, si además se suma un movimiento brusco, el menisco puede romper junto con los ligamentos cruzados.

 Carácter degenerativo. Los huesos se debilitan como parte del proceso de envejecimiento. Los problemas de las rodillas son normales a medida que envejeces, ya que pierden parte del agua y colágeno.

Como trataremos una lesión de meniscos

 Durante las primeras 72 horas, aplicaremos frio local en la zona
 Realizaremos reposo, especialmente las primeras horas para evitar agravar la lesión
 Elevación de la pierna afectada

En el Centro de Masajes Árnica, podemos ayudarte a recuperar tu lesión en menos tiempo, mejorando la inflamación, aliviando el dolor y recuperando la movilidad. Te proponemos:

 Masaje para fortalecer toda la musculatura implicada
 Drenaje linfático para bajar la inflamación ocasionada
 Diatermia para evitar el dolor y bajar inflamación mediante ondas de calor
 Acupuntura para aliviar y dejar de tener rigidez en la rodilla
 Gimnasia para fortalecimiento muscular

Ejercicios que nos ayudaran

Siempre y cuando nuestro medico nos lo aconseje, debemos saber que realizar ciertos ejercicios específicos nos pueden ayudar a la hora de acelerar el proceso de curación de los meniscos.
Los ejercicios que mencionaremos a continuación involucran movimientos de músculos, que consiguen una mejor circulación de la sangre y también una mejor distribución del oxígeno en la zona dañada. Esto llevara a mantener su función y ayudar a una reparación rápida de los tejidos dañados.

• Realiza la extensión pasiva de la rodilla.

Este ejercicio lo realizaremos especialmente si no podemos estirar completamente la pierna.
Nos acostamos boca arriba y ponemos una toalla enrollada debajo del talón de la pierna lesionada para levantarla al menos 15 cm, y a continuación dejamos descansar los músculos de la pierna permitiendo que la gravedad enderece la rodilla

• Trata de deslizar el talón.

El ejercicio lo realizaremos sentados. De esta manera extendemos las piernas frente nuestra y despacio deslizamos el talón de la pierna dañada hacia las nalgas.

• Trata de hacer el estiramiento de pantorrilla.

Nos pondremos de pie apoyando las manos en la pared a la altura de nuestros ojos. Colocamos la pierna lesionada detrás de nosotros con el talón tocando el suelo, mientras la otra pierna la colocamos con la rodilla doblada. Nos iremos inclinando lentamente hacia la pared hasta que sintamos el estiramiento en la pantorrilla.

• Realiza estiramientos de la corva en la pared.

Tumbados en el suelo con las nalgas cerca de la puerta, elevamos la pierna lesionada y la dejamos reposar en la pared. Mantenemos la posición hasta que sintamos estiramiento en la parte trasera del muslo.

• Haz ejercicio de estabilización de la rodilla.

Enganchamos el tobillo de la pierna sana con una cinta elástica, mientras la afectada queda doblada. Empezaremos a llevar la pierna sana hacia atrás, manteniendo los músculos tensos de la pierna dañada

En Centro de Masajes Árnica ayudamos a mejorar y aliviar todo tipo de lesiones en la rodilla.
“Soluciones personales en manos de profesionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *