bienvenido el otoño, recomendaciones alimentarias

Llega el otoño y con él, el cambio de estación se hace notar en nuestro cuerpo. Desde Árnica queremos proponer algunos consejos de alimentación que ayudará a enfrentarnos a este cambio de una forma más llevadera.

Tomar fruta y verduras de temporada hace afrontar el cambio de estación de forma más liviana, ya que poseen los nutrientes y vitaminas imprescindibles para superar el cansancio y la falta de energía que a veces acompaña al Otoño, por ese motivo os ponemos algunos ejemplos de esos alimentos que la sabia naturaleza pone a nuestra disposición en ésta época del año.

  • Setas y champiñones. Alimento llamado inmunoestimulantes ya que refuerzan nuestro sistema inmunitario al ser ricos en vitaminas, especialmente vitaminas del grupo B y C. Es de gran importancia el aporte de oligoelementos y minerales como Hierro, Potasio, Fósforo, Magnesio, Zinc, Yodo, Calcio, y su gran contenido en agua que ayuda a nuestro organismo a una correcta hidratación. Si a todo ello sumamos el bajo contenido en grasas que tienen, el resultado es un superalimento imprescindible en esta época del año.
  • Berenjenas, Tomates, Pimientos, calabazas, espinacas, coliflor, acelgas, alcachofas, puerros, son algunos de los ejemplos de la verdura de temporada ricas, muchas de ellas, en antioxidantes que protegen y avivan nuestro sistema inmune para hacer frente al invierno, además de muchos otros nutrientes como vitaminas y minerales.
  • Frutos secos. Cualquier época del año es buena para tener cerca a nuestros aliados los frutos secos, pero el otoño es de las mejores para consumirlos por ser ricos en nutrientes esenciales. Obviamente nos referimos a frutos secos naturales sin sal añadida ni tostados!

Las Almendras siendo de las más nutritivas y de las más consumidas contiene altas concentraciones de Magnesio y vitamina E.

Las Avellanas es un alimento típico de esta época del año que se caracteriza por su alto contenido en vitamina E, siendo éste un antioxidante que protege al tejido del daño causado por los radicales libres y ayuda al sistema inmunitario a mantenerse fuerte.

Nueces. Ricas también en vit.E, pero por lo que se caracteriza es por su alto contenido en ácidos grasos esenciales como el omega-3 que regula los niveles de colesterol y protege la salud nuestro corazón.

Las Castañas. Propias del otoño son un alimento muy energético gracias a su alto contenido en hidratos de carbono. Es uno de los frutos secos menos calóricos ya que tienen un bajo contenido en grasas y gran proporción de agua junto con una alta cantidad de nutrientes como vitaminas del grupo B y ácido fólico, además de contener altas dosis de minerales.

  • Naranjas, mandarinas, peras, kiwis, uvas, granadas.. son ejemplos de la fruta de temporada que nos encontramos ricas en antioxidantes, por lo que refuerza nuestro sistema inmune y nos previene de los resfriados propios del invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *