dolores articulares

DOLORES ARTICULARES.

Con la llegada del frío y la humedad parece que aumentan los dolores articulares. En esta época no es que se agraven las patologías articulares, pero sí aumenta la percepción del dolor por el cambio en la presión atmosférica.
En nuestro cuerpo existen receptores ubicados en diferentes partes, una de ellas las articulaciones. Sus funciones son captar los estímulos que se reciben del medio ambiente y transformarlos en señales que son enviadas al cerebro con el fin de que éste las procese y se tomen las medidas adaptativas que sean necesarias.
Cuando disminuye la presión atmosférica, nuestro cuerpo produce un aumento de la presión dentro del espacio articular expandiendo el líquido sinovial (liquido viscoso que nutre y lubrica la articulación). Este aumento de presión produce una pequeña irritación de tejidos en la cavidad articular, que si ya está dañada por artritis, artrosis o algún proceso reumático, provoca una respuesta inflamatoria incrementando el dolor.
Hemos querido aclarar que el frío y la humedad no provocan ni dolores ni procesos reumáticos. Si no que es al tener alguna disfunción articular que se es más sensible a estos cambios de presión atmosférica.
Para paliar toda esa sintomatología y sobre todo para poder sobrellevarlo con la mejor calidad posible, hay varias opciones. Eso sí, compatibles unas con otras.
EL MASAJE es probablemente la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano ha utilizado para comunicarse y para proporcionar un recurso natural contra el dolor. En lo que refiere a articulaciones, el masaje ayuda a mejorar el dolor ya que relaja a los músculos que rodean las articulaciones, disminuyendo la rigidez y permitiendo una mejor movilidad.
Aumenta el flujo sanguíneo a las articulaciones afectadas, trayendo oxígeno que ayudan al alivio. Contribuye a eliminar las sustancias inflamatorias en la zona afectada, que se suman al dolor y la inflamación articular. Aumenta la relajación, disminuye el estrés y provoca una sensación de bienestar. Estimula la conexión mente-cuerpo, dando lugar a una actitud mental más positiva.
El masaje es una opción natural, segura y no invasiva. Con el tiempo no sólo aliviará el dolor, también mejorará la flexibilidad y movilidad de las zonas afectadas.

La DIATERMIA TERAPÉUTICA es un método no invasivo de hipertermia que permite obtener todas las ventajas de la elevación térmica en profundidad sin efectos secundarios. Es muy eficaz en el alivio del dolor articular obteniendo grandes mejoras sintomáticas y sobre todo mejoría en la propia disfunción articular.

La ACUPUNTURA también es una buena opción para el alivio de los dolores articulares. Se ha demostrado la eficacia de la acupuntura en términos de alivio del dolor e incremento de la función articular, tanto a corto plazo como en el seguimiento a largo plazo.

LAS PLANTAS MEDICINALES ANTIINFLAMATORIAS son una buena opción tanto en infusiones como en emplastos, cremas cuya composición la contengan, o aceites esenciales. El sauce es rico en ácido salicílico, componente base de la aspirina, y es estupendo para el dolor y la rigidez articular. El Jengibre es una de las plantas con más propiedades antiinflamatorias y antireumáticas. El Romero, Árnica, Caléndula, Hipérico son todas ellas antiinflamatorias y existen cremas que las llevan en su composición.
Algunos suplementos alimenticios contienen colágeno, muy importante para nuestras articulaciones ya que es la proteína de nuestro cuerpo que se encuentra principalmente en la piel, huesos, cartílagos, encías y córnea. El colágeno marino es el que mejor asimila nuestro cuerpo, a diferencia del animal. Pero también se pueden consumir alimentos ricos en licopeno, que ayudan a nuestro organismo a producir colágeno (tomates, fresas, cerezas…)
Vitamina C de alimentos no cítricos, calcio, potasio, selenio, magnesio, son factores también a tener en cuenta en la alimentación. El consumo de frutos secos también beneficia, pero en conjunto, tener más presente que una buena alimentación es la base de la salud.
La homeopatía también resulta muy eficaz para aliviar y tratar los dolores reumáticos, la artritis y la artrosis. Para ello, al igual que con la acupuntura, acudir a un especialista.

Importante también el EJERCICIO FÍSICO regular adecuándose y teniendo en cuenta las necesidades y condición física de cada persona. Con enfermedades articulares, el ejercicio físico es beneficioso ya que mantiene la flexibilidad de las articulaciones, fortalece los músculos que rodean a ésta para incrementar su resistencia, retarda el deterioro óseo y cartilaginoso además de mejorar el estado de ánimo y de salud de forma general.
Desde EL CENTRO DE MASAJES ÁRNICA hemos querido proponer algunos consejos para paliar esos dolores, puesto que creemos en que mejorar la calidad de vida es posible, siempre poniéndose en manos de profesionales y teniendo en cuenta las particularidades de cada persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *