linfedema

El linfedema es una acumulación anormal del líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático.
Es progresivo, modificando la forma y el peso de la extremidad, ya sea el brazo o la pierna. Puede ser debido tanto por alteraciones congénitas del sistema linfático como por la interrupción o compresión de vasos linfáticos como consecuencia de procesos tumorales, infecciosos o de tratamientos como la cirugía o radioterapia.
El linfedema de forma general no aparece bruscamente, y en algunos casos no son fáciles de detectar. El síntoma más común que pueden presentar es la pesadez e hinchazón en la extremidad afectada.
Las personas con linfedema en las piernas o los brazos pueden presentar los siguientes síntomas:
 Molestia o dolor
 Piel que no se hunde cuando se aplica presión sobre la zona
 Engrosamiento de la piel
 Apariencia piel de naranja ( se forman hoyuelos)
 Aparición de pequeñas ampollas o verrugas que supuran un liquido transparente

También puede haber casos con linfedema en cabeza o cuello. Los síntomas que pueden presentar son los siguientes:
 Inflamación en los ojos, cara, labios, cuello o mentón
 Dificultad para mover el cuello, mandíbula o los hombros
 Formación de cicatrices (fibrosis) en cuello o rostro
 Dificultad para tragar, hablar o respirar
 Congestión nasal o dolor duradero en el oído medio ( solo si la inflamación es grave)

Ante la posibilidad de esta enfermedad lo primero que se debe hacer es ir al médico.
En el CENTRO DE MASAJES ARNICA, te podemos ayudar con:
 Linfodrenaje. El Linfodrenaje es una técnica manual que activa el movimiento de la linfa, mejorando la capacidad de transporte de los vasos linfáticos y consiguiendo un efecto de desintoxicación de todo el organismo. Este masaje linfático, vacía primero el sistema linfático del tronco, y después las áreas adyacentes no afectadas al miembro linfadematoso. Posteriormente, el miembro afectado es masajeado. Debe hacerse siempre en dirección del flujo de la linfa.
La terapia para que presente mejores resultados debe realizarse diariamente durante 2 – 6 semanas, y de una duración como mínimo de una hora por miembro afectado. La reducción o los resultados empezaran a notarse en los primeros 7-10 días. El resto de las semanas será para el mantenimiento, dando apertura al vaciado linfático, aumentando el bombeo por las vías y ablandando el exceso de tejido enfibrosado.
Después de cada linfodrenaje, la persona debe usar una prenda de compresión e ir cambiándola cuando sea necesario.

QUE PUEDES HACER TÚ EN CASA:

 Cuidados de la piel. Para mejorar su estado y para prevenir cualquier infección que afecte al sistema linfático. Limpie la piel del miembro afectado y aplique loción para mantenerla húmeda.

 Usar vendas y prendas de comprensión ortopédicas. Se recomienda durante el curso del tratamiento todos los días para mantener el miembro reducido, y para que rápidamente no vuelva a recuperar su tamaño previo.

 Complementar con ejercicios. La natación y la hidroterapia es una buena forma de ejercitarse. Si el ejercicio es excesivo puede que lleve a un cansancio extremo, en ese caso se debe disminuir el ritmo, ya que de lo contario puede hacer que el linfedema empeore.

El objetivo principal de estos tratamientos es ayudar a que la persona mejore y pueda mantener sus actividades cotidianas, reducir el dolor y mejorar la capacidad para moverse y usar la extremidad con “mayor agilidad”.
Por último, no olvidar:
• Evite estar de pie o sentado durante largos periodos de tiempo y no cruzar las piernas cuando se esté sentado.
• Usar ropa suelta. No use ropas, zapatos o medias ajustadas.
• Limitar el tiempo de exposición al calor o frio extremo.
• Conservar un peso saludable, si se tiene sobrepeso tomar medidas para reducirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *