PARALISIS FACIAL

Se refiere a la parálisis neurálgica facial, consiste en la pérdida total o parcial de movimiento muscular voluntario en un lado de la cara. Síntoma principal es la desviación de boca y ojos, produciendo una asimetría facial.

Se produce cuando el nervio que controla los músculos faciales está hinchado, inflamado o comprimido, dando como resultado debilidad o parálisis facial.

Pueden padecer este problema personas de cualquier edad, siendo la mayoría de ellas de sexo masculino, con edades entre veinte y cuarenta años.

Causas con las que se relaciona la parálisis facial son:

  • Infección con virus como el herpes simple
  • Herpes zóster
  • VIH
  • Estrés
  • Corriente de aire y frio.
  • Sistema inmune bajo

Tipos:

  • Parálisis facial completa: existe una ausencia total de movimiento del lado afectado.
  • Parálisis facial incompleta: se preserva el tono muscular en reposo y parte del movimiento facial.

Síntomas:

  • Alteraciones en el habla
  • Dolor alrededor de la mandíbula
  • Dolor dentro o detrás de la oreja del lado afectado
  • Imposibilidad para levantar la ceja
  • Incapacidad para sonreír
  • Imposibilidad para cerrar el ojo

Por lo general, los síntomas mejoran a lo largo de algunas semanas y se alcanza la recuperación completa en unos seis meses.

TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA EN LA PARÁLISIS FACIAL

La acupuntura es un tratamiento que se puede complementar con el farmacológico y nos puede servir de gran ayuda para acelerar la recuperación de la parálisis facial.

 

Contribuye a reestablecer la sensibilidad y la función de los músculos afectados.
La aplicación de agujas en la zona afectada, permite estimular el músculo afectado y acelerar la regeneración nerviosa.

Este tratamiento se debe aplicar lo antes posible, lo ideal es que se inicie 24 a 48 horas después de presentarse los síntomas.

 

TRATAMIENTO CON DIATERMIA

 

La diatermia es una técnica no invasiva, consiste en aumentar la temperatura del tejido, actuando sobre la circulación, la musculatura, los ligamentos y las articulaciones, produciendo

  • Una regeneración y vasodilatación local, para mejorar el tejido dañado y reducir el tiempo de recuperación.
  • Es antiinflamatorio, así que mejora la inflamación del nervio afectado
  • Reafirmante, consigue mejorar el tono del músculo dañado.


En Centro de Masajes Árnica podemos ayudarte, disponemos de un gran equipo de profesionales con años de experiencia y con formación continua. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

“soluciones personales en manos de profesionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *