Sindrome de hombro congelado

¿Que es el síndrome de hombro congelado?

Es la imposibilidad de separar el brazo del cuerpo, limitación de subir el brazo por encima de la cabeza, por el dolor que provoca ese gesto.
Empieza con una molestia, que no hacemos caso, por un traumatismo, por estar mucho tiempo inmovilizados, duele mover el brazo y acabamos adaptando el movimiento, nos ayudamos del otro brazo para coger las cosas, cada vez movemos menos el hombro y llega a hacerse imposible el separarlo del cuerpo, a este efecto, se le denomina “síndrome del hombro congelado”

¿Cómo ocurre?

La articulación del hombro lo forman un conjunto de ligamentos, que por movimientos repetitivos, por golpes o por otras causas, estos ligamentos se inflaman y provocan dolor al movimiento, que evoluciona si no ponemos remedio, en rigidez.

El origen puede deberse:

• Problemas cervicales
• Inmovilización del brazo
• Tendinitis no tratadas
• Traumatismo
• Luxaciones

Síntomas

• El dolor es fijo y continuo que se produce más por las noches
• Hay rigidez, y disminución de la movilidad.

Movimientos tan sencillos como abrocharse el sujetador o peinarse, producen gran dolor.

Ejercicios recomendados

Para evitar el síndrome de hombro congelado o disminuir el dolor aplicaremos en nuestras vidas unos determinados ejercicios:

1. Péndulo (flexión, extensión, aducción, rotación interna, rotación externa)
De pie e inclinado hacia delante, con el brazo sano apoyado sobre una silla para mantener el equilibrio, dejar colgado hacia abajo el brazo lesionado. Girar el brazo:
• En el sentido de las agujas del reloj y sentido contrario.
• Hacia delante y hacia atrás
• De lado a lado

2. Elevación de hombros (flexión y extensión)
Sentado en el suelo, sujetar una barra ligera con las manos separadas a la misma distancia que los hombros. Estirar los brazos hacia arriba y volver a la posición de partida.

3. Elevación de codos (abducción, aducción)
Tumbado en el suelo, con las manos agarradas detrás del cuello y los codos en el suelo. Elevar los codos alternativamente.

4. Giro de hombros (rotación interna / externa)
De pie, con las manos tocando la parte superior de los hombros, hacer círculos con los codos.

5. Cortes (rotación interna / externa)
Tumbado en el suelo con el brazo lesionado estirado lateramente hacia afuera a 90º del cuerpo y las palmas de las manos hacia arriba.
Flexionar el codo en forma de anulo recto de modo que los dedos apunten hacia arriba y bajar la mano hacia la cadera. Mantener 30 segundos y volver a la posición de partida.
Posteriormente, llevar la mano hacia atrás y hacia el suelo 30 segundos y volver a la posición de partida.

Estos estiramientos los realizaremos 2/3 veces al día durante 10 minutos.

En Centro de Masajes Árnica te ofrecemos la posibilidad de recuperar el síndrome del hombro congelado, mediante:

• Masajes_ Trataremos la musculatura afectada y quitando tensiones de cuello, espalda y brazo
• Diatermia_ mediante ondas de calor bajaremos la inflamación y mejoramos la circulación de la zona, favoreciendo la vascularización y regeneración de los tejidos.
• Acupuntura. Para reducir el dolor y poder descansar mejor

“soluciones personales en manos de profesionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *