SUELO PÉLVICO

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior.

La función del suelo pélvico es sostener los órganos en la posición adecuada, la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto, porque de ello depende su normal funcionamiento.

Por eso, entre sus funciones, el suelo pélvico, sostiene los órganos y asegurar la continencia urinaria, ayuda a la etapa expulsiva del parto, y actúa junto con otros músculos en la estabilidad lumbar.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar:

  • Incontinencia urinaria y/o fecal.
  • Prolapsos (descenso de los órganos pélvicos por el conducto vaginal)
  • Disfunciones sexuales
  • Dolor lumbar.

 

Es importante trabajar el suelo pélvico antes del embarazo, durante y después del parto para tener la musculatura elástica y fuerte para el parto y para evitar problemas posteriores al nacimiento.

SUELO PELVICO EN EL EMBARAZO

El embarazo es probablemente la etapa en la que el suelo pélvico sufre más, debido al incremento del peso en el abdomen, su dilatación muscular por el paso del bebé en el momento del parto, etc.

A causa del cambio hormonal, el tejido conjuntivo se vuelve temporalmente menos resistente.

SUELO PELVICO DESPUES DEL EMBARAZO

Los músculos han sido estirados, distendidos e incluso alguno desgarrado. Por esta razón se iniciaran las contracciones de manera progresiva.

El puerperio es un periodo en el que las estructuras viscerales recuperan progresivamente su lugar, y los músculos su tono.

Aunque algunas mujeres tienen prisa por recuperar el vientre plano, está totalmente contraindicado practicar esfuerzo abdominal hasta transcurridas las primeras 6 semanas después del parto.

SUELO PELVICO EN LA MENOPAUSIA

Durante la menopausia el cambio hormonal produce nuevas modificaciones en el suelo pélvico la musculatura se vuelve menos tónica, y se distiende con facilidad.

Esto puede ocasionar molestias como:

  • Sensación de peso en la región abdominal.
  • Sensación de contracciones como en la menstruación.

En algunos casos se reactivan antiguas lesiones del suelo pélvico producidas por antiguos embarazos que pasaron desapercibidas hasta el momento.

TRATAMIENTOS PARA RECUPERAR LA TONICIDAD EN EL SUELO PÉLVICO

Cuando tenemos problemas en el suelo pélvico, como incontinencia, dolor y molestia debemos consultar con un médico y que valore cada caso en particular, si hay prolapsos o algún problema serio.

Si has sido madre es muy probable que tengas algún problema en el suelo pélvico en algún momento de tu vida. Es importante trabajar la musculatura lo antes posible para fortalecer y evitar tener incontinencia.

Importante en el tratamiento de suelo pélvico es la realización de ejercicios de fortalecimiento. También existen tratamientos como la radiofrecuencia para ayudar a fortalecer.

El tratamiento de Radiofrecuencia para el suelo pélvico es muy eficaz, la radiofrecuencia aumenta la temperatura de la zona local, ayudando a recuperar el tejido conjuntivo, y aumentando la producción natural de colágeno y elastina para fortalecer y dar consistencia a la musculatura y a los tejidos de la zona pélvica.

El tratamiento con radiofrecuencia ayuda a

  • Recuperar el control de la incontinencia
  • Recupera desgarros
  • Minimiza el riesgo de padecer hemorroides
  • Alivia la inflamación
  • Reduce el dolor pélvico crónico
  • Está recomendado para la rehabilitación después de una operación.

La radiofrecuencia al fortalecer la zona mejora las relaciones sexuales porque favorece el control de la eyaculación y previene la prostatitis. Igualmente, esta terapia contribuye a la mejora en la tonificación de los músculos vaginales mejorando o previniendo el dolor durante el coito, contribuye a paliar la sequedad vaginal y favorece la recuperación después del parto.

Además también a mejorar:

  • La sequedad vaginal.

Una vez alcanzada la menopausia puede endurecer el suelo pélvico de manera intensiva con un mínimo de 2 sesiones de 10 minutos cada semana.

 

EJERCICIOS PARA FORTALECER EL SUELO PELVICO

Los ejercicios de Kegel y los ejercicios hipopresivos (abdominales en apnea) son muy efectivos para fortalecer la musculatura de esta zona.

Los ejercicios de Kegel se basan en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico. No siempre resulta fácil sentir esos músculos, una vez tengas práctica, te resultará más fácil:

Ejercicios de Kegel:

  • El lento. Aprieta los músculos como si quisieras detener la orina, tirándolos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así 5 segundos, respirando suavemente. Relaja la zona, y hazlo 10 veces. Aumenta poco a poco el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos e intenta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.

 

  • El rápido. Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses, 2 o 3 minutos. Empieza con 10 repeticiones y vete aumentando progresivamente hasta las 50 repeticiones diarias.

 

  • El ascensor. Tu vagina es un tubo rodeado de músculo. Intenta ir contrayendo poco a poco, como si subiéramos en un ascensor, avanza y mantén, y luego un poco más, así hasta 5 niveles. Ahora haz como si bajásemos, aguanta también un segundo en cada nivel. Cuando llegues abajo del todo, haz un último esfuerzo como si bajásemos al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (como si estuvieras de parto). Para terminar, relaja la musculatura completamente durante unos segundos. Es muy importante que no te olvides de respirar pausadamente y de no hacer el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales. Si hacemos correctamente este ejercicio veremos que sus resultados son muy buenos.

 

  • La onda. Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos. Un anillo esta alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina, y el último alrededor del ano. Contrae éstos músculos de delante a atrás y relájalos de atrás a delante.

ejercicios-fortalecer-suelo-pelvico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *