Terapia con ventosas

La terapia con ventosas consiste en la aplicación de unos vasos o campanas, sobre las que se hace el vacío, se pueden deslizar sobre la piel o dejarlas quietas, en función de lo que queramos conseguir. Produce una tracción del tejido, que activa la circulación sanguínea, drena líquidos y relaja el músculo.

La técnica de vacío se puede realizar de 2 maneras:
• Si se utilizan ventosas de cristal, el vacío se hace calentando con fuego el interior, por lo que se consume el oxígeno y crea vacío.
• Con las ventosas de plástico, el vacío se hace con bombas de succión que permiten extraer el aire.

Cómo funcionan las ventosas

Las ventosas pueden aplicarse de varias formas: pueden quedarse fijas, pueden quitarse y ponerse rápidamente, pueden moverse una vez aplicadas…

 Cuando utilizamos las ventosas con deslizamientos, el efecto es similar al del masaje. Antes de colocar las ventosas, se aplica aceite o crema sobre la piel para facilitar el movimiento. Aumenta el riego sanguíneo sobre la zona tratada, mejorando la oxigenación de los músculos para que la recuperación sean mejor.

 Cuando las ventosas las dejamos fijas, estamos buscando una estimulación sobre una contractura o una zona, también se pueden poner en puntos de acupuntura, para mejorar algunas lesiones, como ciatíca o lumbalgia. Estas habitualmente dejan marcas circulares en la piel, son hematomas provocados por la succión. Se suelen dejar fijas durante 10-15 minutos.

 También se suele aplicar el sangrado con ventosa, es decir, se pincha la zona a tratar y se coloca la ventosa, la succión provoca un leve sangrado, estás ventosas se ponen en tendinitis o esguinces, eliminando la acumulación de líquido y toxinas, que hacen que se produzcan edemas.

Beneficios de las ventosas

• Efecto relajante muscular y descontracturante
• Efecto analgésico y antiinflamatorio
• Elimina toxinas
• Fortalece los tendones
• Reduce edemas
• Elimina excesos de grasa y retención de líquidos
• Drenaje linfático
• Hiperemia local y activación de la circulación.

En Centro de Masajes Árnica disponemos de personas con años de experiencia y especializadas en esta técnica que te podrá ayudar.
Si tienes una lesión, una contractura y /o una tendinitis, en el Centro de Masajes Arnica podemos ayudarte con:

-Masajes: mediante fricciones relajamos la musculatura para que vuelva a su estado normal.
– Diatermia: mediante ondas de calor conseguiremos bajar inflamación y recuperar el musculo.
-Acupuntura: las agujas producirán un efecto de alivio y ayudara a relajar la musculatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *